Qué es la elasticidad del tejido muscular y cómo ayuda el colágeno

La elasticidad del tejido muscular es la capacidad de los ligamentos, tendones y músculos para estirarse o dilatarse. Como todo deportista sabe, los estiramientos son necesarios antes de hacer un esfuerzo intenso: servirán para compensar los acortamientos musculares. Esto significa que al realizar el estiramiento de un músculo se incrementa su longitud respecto a cuando está en reposo.

El estiramiento también sirve para prevenir calambres, desgarros y fortalecer los huesos y tendones. En suma, el objetivo de los estiramientos es potenciar la elasticidad en el sistema músculo-tendinoso y así conseguir más fuerza, resistencia y velocidad, además de prevenir lesiones.  De ahí la importancia de tener una óptima elasticidad muscular, no solamente a la hora de realizar deporte, sino para realizar mejor nuestras actividades diarias.

Una forma de conseguir buena elasticidad muscular nos la aporta el colágeno, que puede ser ingerido como suplemento alimenticio. Tanto los músculos como huesos, tendones, parte de la piel y otros tejidos del cuerpo están compuestos por fibras de colágeno, que al ser flexibles pueden estirarse. Esto se aprecia especialmente en los músculos, y tener una buena elasticidad que permita que se estiren  fácilmente para después volver a su posición normal puede ser favorecida con la ingesta diaria de colágeno en polvo.

Las ventajas de conseguir una óptima elasticidad muscular

Tener una óptima elasticidad es uno de los requisitos para practicar deporte, potenciando de este modo el rendimiento y minimizando el riesgo de lesiones. Una buena elasticidad favorece el flujo sanguíneo de los músculos y reduce la aparición del dolor después del ejercicio.

También disminuye el tono muscular, que no es otra cosa que la energía potencial del músculo que provoca su contracción y limita la elasticidad. Hay que saber que incluso cuando el músculo está en reposo tiene una ligera contracción. Si el músculo se contrae mucho aumenta su tono, y si este es demasiado elevado dificulta la circulación de la sangre y eleva la presión arterial. Una correcta elasticidad muscular combatirá el exceso de tono muscular favoreciendo la relajación y activando la circulación en el músculo, y a ello ayudarán los complementos alimenticios de colágeno.

Tomar habitualmente colágeno hidrolizado potenciará la elasticidad del músculo, aumentando su capacidad de ser flexible y favoreciendo la realización de más movimiento.

La vida no es estática, se compone de movimiento constante, y poder movernos con libertad es elemento indispensable para nuestra salud física y psicológica. Las importancia del colágeno para los músculos es esencial en ese sentido, ya que la elasticidad que les aportará será la responsable de su buen estado y funcionamiento.

Una correcta elasticidad muscular también disminuirá la tensión en la columna, responsable de tantas molestias que incapacitan el movimiento. La agilidad, el equilibrio y la coordinación también se relacionan directamente con la elasticidad. Y solamente con habituarse a la toma regular de colágeno le estaremos proporcionando a nuestros músculos la fuente de elasticidad que precisan para dar lo mejor de sí mismos.

Músculos elásticos: movimientos sin riesgos con colágeno

El riesgo de lesión es el fantasma más temido de todo deportista, y ya hemos visto que una buena elasticidad muscular disminuirá las posibilidades de que se produzca el problema.   A ello contribuirá en buena medida tomar diariamente colágeno, ya que sus fibras representan el 2% del tejido muscular.

Pero no solamente los deportistas son la parte interesada en disfrutar de una buena elasticidad muscular. Una actividad física constante y moderada que pueda variar en su forma o intensidad dependiendo la persona que la practique, es fundamental para conservar buena salud.

Esto va más allá del hecho de reducir grasas, quemar calorías y mantener la masa muscular, que no es poco. La actividad física, como puede ser andar a paso rápido todos los días, ir al trabajo en bicicleta o hacer unas tablas de gimnasia en casa, influye en el funcionamiento del metabolismo y sus sistemas.

Una actividad física diaria mejora la salud cardiovascular, reduce la presión arterial, los triglicéridos y la producción de insulina. También mejora el equilibrio psicológico y controla el estrés y la ansiedad.

Para sacar el máximo partido a la actividad física diaria que se realice, es imprescindible tener una buena elasticidad muscular. Cuando hay elasticidad aumenta el rango de movimiento de las articulaciones, que con el paso de los años suelen deteriorarse.

Un buen nivel de elasticidad previene contracturas y calambres y también mejora la postura en general. Hay personas que tienen la musculatura lumbar acortada, lo cual produce molestias y limita el movimiento. Con un suplemento diario de colágeno y ejercicios de estiramientos en esa zona, podrá combatirse el acortamiento y recuperar el movimiento.

Si bien al nacer todos somos puro colágeno, a partir de los 25 años lo vamos perdiendo progresivamente: aparecen poco a poco algunas molestias articulares, arrugas, perdemos densidad ósea y disminuye la elasticidad muscular, entre otros síntomas.

Afortunadamente ahora ya sabemos que el collagen como complemento alimenticio en nuestra dieta diaria nos ayudará a recuperar los niveles perdidos de esta proteína.  El secreto está en ser constante y tomarlo diariamente: a partir de los dos o tres meses de tratamiento la elasticidad perdida irá reapareciendo. Y de ahí a la libertad de movimiento solo habrá un paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *