Natación, el deporte para fortalecer las articulaciones

Últimamente se habla mucho de la importancia del cuidado de las articulaciones, responsables del movimiento y estabilidad de nuestro cuerpo. La incorporación de algún complemento para articulaciones en nuestra dieta se está convirtiendo en algo no sólo habitual, sino recomendable en muchos casos.

Pero empecemos conociendo un poco más qué son las articulaciones y su funcionamiento. Las articulaciones son conexiones que existen entre diversas zonas de los huesos de nuestro esqueleto. Y si el movimiento de los huesos depende de los músculos insertados en ellos, las articulaciones son las responsables del tipo de movimientos que hacemos.

Puede decirse que las articulaciones nos dan la capacidad de trasladarnos de un punto a otro. Sin ellas nuestros cuerpos serían rígidos e inmóviles. Conviene pues cuidarlas como se merecen, y la práctica de ciertos ejercicios así como algún complemento para articulaciones nos ayudarán a cumplir nuestro cometido.

Los deportes y sus efectos sobre las articulaciones

Hay que desterrar la antigua creencia de que “el ejercicio no es conveniente cuando hay problemas articulares”. De lo que se trata es de practicar el deporte más adecuado para ellas. Además, cuando se renuncia a practicar actividad física por sufrir de las articulaciones, se acaba llevando una vida sedentaria con los riesgos para la salud que ello supone.

En la actualidad los expertos señalan que “el ejercicio es beneficioso para las articulaciones porque mantienen su flexibilidad”. Esto sin olvidar otras ventajas que nos aporta la actividad física, como fortalecer músculos y huesos, facilitar la movilidad, consumir calorías y mejorar el estado de ánimo, entre otras. Una práctica deportiva realizada con constancia y sin excesivas “presiones” será siempre una ayuda, y si la reforzamos con la inclusión en nuestra dieta de un complemento para articulaciones, los efectos beneficiosos se harán notar.

Hay que señalar no obstante que algunos esfuerzos físicos demasiado intensos y repetitivos pueden dañar las articulaciones, incluso de forma crónica. Es el caso de los deportes más dinámicos o de alto rendimiento como fútbol, tenis y baloncesto, cuya práctica requiere ciertas precauciones.

Pero otros deportes como la natación, el caminar rápido, el ciclismo o la gimnasia, son adecuados para mantener el buen estado articular. A partir de los 40/50 años se hace todavía más necesario tomar precauciones en este sentido. En edades más avanzadas, si se tienen dificultades para realizar ejercicio, la ingesta de un complemento para articulaciones servirá de ayuda para su buen funcionamiento.

El deporte “estrella” para las articulaciones: la natación

Si hay un ejercicio especialmente indicado para las articulaciones es la natación. Ayuda a desarrollar los músculos, facilitando la movilidad articular. Libera la tensión acumulada en rodillas, columna, cadera y pies además de relajar la musculatura, sobre todo si se nada en agua tibia. La natación, a diferencia de otros deportes, difícilmente causará inflamación en las articulaciones y mantendrá la tonicidad muscular.

Al ejercitar las articulaciones con la natación, se retrasa el deterioro de tejido óseo y cartílagos, al tiempo que se fortalece musculatura y huesos. Otro beneficio de la natación es que ayuda a mantener el peso y combatir la obesidad. Téngase en cuenta que el sobrepeso supone una carga excesiva para las articulaciones, pudiendo dañarlas con el tiempo.

Una de las razones por las que la natación está recomendada para las articulaciones es que éstas, al encontrarse en un medio como el agua, no sufren impacto alguno contra el suelo. Por otro lado, la mayor densidad del agua con respecto del aire hace que el desplazamiento requiera más esfuerzo, aunque no nos demos cuenta. Esto supone un excelente ejercicio que desarrolla la musculatura sin riesgos.

Además, la postura vertical que adoptamos para nadar reduce la tensión acumulada en hombros y espalda, consecuencia de pasar horas sentados. Todos estos factores hacen que la natación tenga un efecto calmante del dolor articular. Este tipo de dolor es muy frecuente en la espalda, y la natación ayuda a combatirlo porque no produce presión en la columna. También mejora lesiones en general y corrige problemas posturales.

Cuando la dolencia articular se localiza en las extremidades inferiores, la natación ayudará a fortalecer esta zona, incluso después de una fractura o en caso de tendinitis. En caso de sufrir osteoporosis o artrosis, la natación está igualmente indicada, también para prevenir lesiones mayores derivadas de estas patologías.

El complemento para articulaciones más adecuado a incluir en la dieta

Los complementos a base de colágeno son los más indicados para proteger y fortalecer la salud articular. Y no solamente para las articulaciones, sino para la salud ósea en general y el fortalecimiento de tendones, ligamentos, cartílagos y otras fibras elásticas como los vasos sanguíneos. También aporta elasticidad a la piel y favorece el buen estado de cabello y uñas.
complemento para articulaciones
El colágeno representa el 30% del contenido proteico de nuestro organismo, y con el paso de los años el cuerpo reduce su formación natural. Es entonces cuando la ingesta de suplementos de colágeno se hace necesaria, tanto para combatir dolencias presentes como para prevenir problemas de salud futuros.

Si al consumo habitual de un complemento para articulaciones se le suma la práctica regular de natación, nuestra salud articular estará prácticamente garantizada. Y la libertad de movimientos que permiten unas articulaciones en buen estado es indispensable para nuestra salud física y emocional: cuidar pues de nuestras articulaciones supone ganar calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *